Saltar al contenido

Náuseas y vómitos

Náuseas y vómitos

Las náuseas y vómitos pueden ser un síntoma del embarazo, señal de que el cuerpo se está adaptando a los cambios.

En cada mujer se pueden presentar de una forma diferente: lo más normal es que empiecen a partir de la 6ª semana de embarazo, pero también es posible que se manifiesten entre las 4ª-5ª semana y que empeoren de cara a los meses siguientes.

Generalmente, deberían desaparecer sobre la 14ª semana, aunque no es una ciencia exacta: podrían volver a manifestarse en cualquier otro momento durante el embarazo.

Casi 3 de cada 4 mujeres experimentan náuseas y vómitos durante el primer trimestre del embarazo. El principal problema de esta manifestación de nuestro organismo es que pueden llegar a agotarnos, pudiendo hacer que terminemos completamente exhaustas. El médico puede darte ciertas recomendaciones para hacer de este proceso algo más llevadero.

No es normal sentir náuseas y vómitos durante todo el embarazo… pero así ocurre en un reducido porcentaje de mujeres. Es posible tenerlas tanto en el segundo, cómo en el tercer trimestre.

Si las náuseas son continuas, podrían llegar a producir un cuadro de deshidratación, y al mismo tiempo impedir que tu peso aumente de la forma en la que cabría esperar.

¿Por qué se producen náuseas y vómitos en el embarazo?

GCH -> Gonadotropina Coriónica Humana

Es una hormona que empezará a incrementarse en el organismo de la embarazada durante el primer trimestre. Lo cierto es que los expertos no saben porque la GCH produce náuseas y vómitos; de hecho, no se sabe con certeza si hay una relación, tan sólo que los niveles de concentración de la hormona aumenta al mismo tiempo que lo hacen las náuseas.

Los embarazos que entrañan una mayor concentración de GCH, cómo pueden ser los partos múltiples, son aquellos en los que las mujeres embarazadas tienen más náuseas.

Sensibilidad a los olores

Las mujeres desarrollan una mayor sensibilidad a los olores, además de ciertos cambios en cuanto a las cosas que antes les gustaban. Por ejemplo, el olor a frito de unas patatas podría llegar a desagradarles tanto que podría derivar en vómito.

Al mismo tiempo, la mujer embaraza puede sentirse atraída por otros olores que antes odiaba.

Estrógeno

Tal y como ocurre con la GCH, la hormona del estrógeno también aumentará rápidamente a principio del embarazo, por lo que también se la relaciona con la presencia de náuseas y vómitos.

Estrés

Debido a todos los cambios que se están produciendo en el organismo, y los que están por venir en la vida de la embarazada, es normal que los niveles de estrés estén por las nubes. Existen estudios que aseguran que este elevado nivel de estrés podría ser uno de los desencadenantes de las náuseas de la embarazada.

Cambios en el aparato digestivo

Además de todo lo anterior, las embarazadas tienen un estómago más delicado. Algunas tienen una bacteria en el estómago conocida como Helicobacter pylori; los expertos han determinado que la bacteria podría producir náuseas y vómitos más prolongados.

Estas son las principales causas que producen las náuseas y los vómitos en el periodo del embarazo.

En este link puedes ver otros síntomas del embarazo