Saltar al contenido

Insomnio en el embarazo

Insomnio en el embarazo

Puede que nada más entrar en las primeras semanas del embarazo, o incluso nada más saber la noticia empiecen a aparecer los primeros problemas, entre ellos el insomnio, o básicamente, problemas para conciliar el sueño.

Causas del insomnio en el embarazo

La mayoría de veces se trata de problemas de nervios o preocupaciones por el embarazo, y más aún si se trata de un embarazo primerizo o anteriormente se ha producido algún aborto involuntario.

El insomnio en el embarazo, al principio, puede aparecer por miedos o inseguridades, y más adelante cuando ya parece que han desaparecido unos motivos pueden aparecer otros nuevos, como por ejemplo la incertidumbre de si será niño o niña, el saber si estará bien, o simplemente la incomodidad de llevar un exceso de peso en el cuerpo y no poder conciliar el sueño de cara al final del embarazo porque no se puede encontrar ninguna postura realmente cómoda para poder dormir.

Ésta última suele ser la causa principal cuando el embarazo está avanzado y puede llegar a ser muy incómodo no poder conciliar el sueño mientras pasa el tiempo para terminar la espera y por fin ver la cara de nuestro bebé, que suele ser otro de los motivos de insomnio muy común.

Soluciones para el insomnio en el embarazo

Normalmente los problemas de insomnio tienen solución.

Los problemas de insomnio que provienen de pensamientos propios como pueden ser las preocupaciones típicas de un embarazo pueden ser solucionados si nos paramos a pensar tranquilamente sobre todo lo que nos preocupa y tratamos de quitarle valor a los problemas que inventamos en nuestra propia cabeza, como puede ser la incertidumbre de saber si el bebé se encuentra bien o no en meses en los que no tenemos un control ginecológico.

Cuando el embarazo está avanzado y es nuestro propio cuerpo el que nos impide conciliar el sueño (Exceso de tripa, de peso, incomodidad a la hora de dormir) lo único que podemos hacer es intentar buscar la postura más cómoda para dormir, como por ejemplo con una almohada entre las piernas y otra apoyada en la espalda de lado, mientras intentamos dormir apoyadas en nuestro lado izquierdo.

Hay que tener paciencia al final del embarazo ya que hay que entender que nuestro cuerpo ha cambiado mucho desde el principio del embarazo y es totalmente normal el hecho de que nuestro propio cuerpo nos impida conciliar el sueño y acabar con problemas de insomnio.

A la hora de dormir una de las soluciones es aparte de hacer lo mencionado anteriormente, intentar cenar temprano y no ingerir grandes cantidades de comidas ni alimentos muy pesados. Nos ayudará a dormir y a evitar problemas digestivos o ardores, por lo que serían varios problemas menos a la hora de intentar combatir el insomnio o problemas para conciliar el sueño.

Como siempre si es un problema que nos preocupa en exceso lo mejor es acudir a nuestro médico de cabecera y hablarle sobre el problema, de esta forma podrá darnos las mejores pautas a seguir.

En este enlace te mostramos más síntomas del embarazo.