Saltar al contenido

Ganas de orinar durante el embarazo

Ganas de orinar durante el embarazo

La disposición de los órganos pélvicos puede ser diferente en las mujeres; es por ello, por la frecuencia con la que tienen ganas de orinar durante el embarazo también puede ser distinta.

Mientras que algunas mujeres tienen que orinar prácticamente en cualquier momento, otras apenas experimentan algún tipo de diferencia. Además, esta frecuencia irá variando a medida que evolucionen las etapas del embarazo.

Por lo general, las ganas de orinar serán mayores en el primer trimestre de gestación y al final del tercer trimestre.

Causas que provocan el aumento de ganas de orinar en el embarazo

En las primeras semanas desde la con concepción ocurrirán varias cosas: aumentará el volumen del cuerpo y aparecerán hormonas placentarias. Todo esto hará que los riñones tengan que funcionar a pleno rendimiento para eliminar de forma rápida los residuos del organismo.

En el segundo trimestre la cosa cambia ya que el útero va aumentando de tamaño, y se va elevando, colocándose en una posición que permitirá que las mujeres embarazadas no tengan que orinar con tanta frecuencia.

Conforme se acerca el final del embarazo la cosa cambia: y es que será entonces cuando el bebé hará presión en la propia vejiga cuando adopte la posición que le permitirá nacer. Esto provocará que las ganas de orinar vuelvan a verse incrementadas de una forma importante.

Esta situación puede provocar pequeños escapes de orina en cualquier momento, incluso producir nicturia (es decir, un aumento de las ganas de orinar durante la noche).

Aunque puede ser un proceso complicado, ten en cuenta que la cosa mejorará después del embarazo.

No obstante, existen algunos consejos que nos pueden ayudar a reducir la elevada frecuencia de orinar durante el embarazo.

Cómo reducir la frecuencia de orinar durante el embarazo

Hidrátate de forma continua

No cometas el error de beber menos agua para orinar menos; y es que es crucial hidratarse de forma correcta.

Ahora bien, si las micciones nocturnas se han convertido en un problemas, no bebas antes de irte a la cama; hazlo con el tiempo suficiente como para que tu cuerpo pueda asimilar el líquido.

Bebidas a evitar

Olvídate de las bebidas con cafeína y con teína; además de otros riesgos para la salud, también incrementarán tus ganas de orinar.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son un recurso que se utiliza para fortalecer el suelo pélvico, y al mismo tiempo permitirá que la uretra esté cerrada. Se basan en realizar movimientos para contraer los músculos que engloban la uretra, recto y vagina. En un principio pueden ser algo costosos de realizar, pero poco a poco los puedes dominar.

Vaciado de vejiga

Nunca traes de aguantar tus ganas de orinar; si tu cuerpo te lo pide, acude al baño de inmediato. Cuando lo hagas échate hacia adelante y así tu vejiga se vaciará completamente.

¿Cuánto se debe acudir al médico?

Por tener unas ganas de orinar frecuentes no hay que ir al médico, ya que es un proceso natural.

Habrá que acudir si se experimentan dolores o ardores al orinar, o si se presenta sangre en la micción.

Todo lo que necesitas saber sobre otros síntomas del embarazo aquí