Saltar al contenido

Cambios en la piel en el embarazo

Cambios en la piel en el embarazo

Cuando una mujer se queda embarazada, al principio puede que una de las preocupaciones más comunes sea la de los posibles cambios en la piel.

Es bastante habitual que ocurran cambios en la piel que, aunque puedan resultar molestos, sólo se traten de cambios pasajeros y que al final del embarazo o pasados unos meses después de dar a luz, algunos de ellos desaparezcan como si no hubiesen existido.

Tipos de cambios en la piel

Podemos clasificar en 3 tipos los cambios en la piel: irreversibles, con solución y otros tipos:

Estrías

Uno de los cambios más comunes con los que puede encontrarse una embarazada son las estrías. Este tipo de cambio en un principio es irreversible, no desaparecerán las estrías si da la casualidad de que aparecen durante el embarazo.

Existen productos para controlar la aparición de éstas pero normalmente si la piel es propensa a crear estrías debido a cambios grandes en la piel, éstas aparecerán de igual manera. Al mismo tiempo a la inversa, si una piel no es propensa a tener estrías, aunque no se utilice ningún producto de cuidado de la piel, no aparecerá ninguna en todo el embarazo.

Cambios en la piel con solución: Manchas

Este tipo de cambio si tiene solución la gran mayoría de casos. Las manchas son muy habituales en zonas del rostro como en las mejillas y en las zonas próximas a los ojos. Este tipo de manchas normalmente acaban desapareciendo solas cuando el embarazo ha llegado a su fin o han pasado varios meses tras dar a luz. En este tipo de manchas es recomendable utilizar alguna crema durante el embarazo ya que prácticamente todas las mujeres se enfrentarán a ello.

Tras el embarazo éstas manchas habrán desaparecido, o bien por haber utilizado algún producto especial para prevenir o eliminar las manchas o bien por el tiempo.

Otros cambios en la piel

Otro de los problemas comunes de cambios en la piel en el embarazo y de fácil solución a los que se enfrenta una embarazada con su piel es el de la piel seca.

Es bastante habitual que la piel de todo el cuerpo se someta a sequedad o grietas debido a los cambios en las hormonas por el embarazo. Normalmente con una buena crema hidratante o aceite de ducha puede combatirse el problema y evitar así que la piel pueda ir a peor con el paso de los meses. Este problema lo tienen prácticamente todas las mujeres que están embarazadas por lo tanto no es un motivo grave para preocuparse demasiado.

Otro cambio que puede producirse en el embarazo es el de la posible aparición de granitos en el rostro, también debido al cambio hormonal en el cuerpo. En este caso lo mejor que se puede hacer es acudir a un dermatólogo para ver qué se puede hacer al respecto, o bien pedir consejo al médico de cabecera o farmacéutico de confianza.

Este problema de cambios en la piel no suele ser grave ya que es pasajero, por lo que tiene una solución normalmente bastante rápida y enseguida suele desaparecer pasados unos pocos meses.

En este link encontrarás más información sobre síntomas de embarazo.