Saltar al contenido

Aumento de los senos y dolor en las mamas

Aumento de los senos y dolor en las mamas

El aumento de los senos y dolor en las mamas es un síntoma que caracteriza el embarazo. No tenemos que alarmarnos cuando se produzca, ya que se trata de un proceso de natural en el que el organismo se empieza a adaptar a la nueva situación.

Cómo hay otros muchos motivos que pueden provocar este fenómeno, lógicamente lo primero que habrá que hacer es comprobar que se está embarazada. El dolor en los senos y aumento de los mismos también es un síntoma propio del síndrome premenstrual (aunque no aumenta en tanta proporción cómo lo hace durante el embarazo).

Diferencia entre dolor de senos por cambios en el embarazo y por menstruación

Si una mujer está embarazada, la sensación de dolor en los pechos se verá acompañada de un considerable aumento de los mismos. Al mismo tiempo se producirá un cambio del tamaño del pezón, también se vuelve más oscuro y presenta una aureola de mayores dimensiones.

El aumento de los senos y dolor en las mamas que se produce durante el periodo menstrual no produce cambios en el pezón y suele desaparecer en cuestión de tan sólo unos días.

¿Por qué se producen estos cambios durante el embarazo?

Estos cambios se relacionan con las hormonas del cuerpo de la mujer; los pechos se están preparado para poder servir para la lactancia el bebé de cara al futuro. Este dolor puede ser mucho más doloroso y molesto de lo que se piensa en un primer momento, llegando al punto de que algunas mujeres aseguran que tienen dificultades para llevar un sujetador o, incluso, para dormir boca abajo.

Esto es debido a que, al mismo tiempo que aumenta la sensación de dolor, también aumenta la sensibilidad en la zona de los pechos.

La duración y la intensidad del dolor es variable en cada mujer. Hay algunas, las más afortunadas, las que experimentan un dolor mínimo, mientras que otras sí que experimentan importantes molestias.

En cuanto al tiempo de aparición, lo más normal es que aparezca a partir de la cuarta o quinta semana desde el momento de la concepción, durante hasta aproximadamente el segundo trimestre del embarazo. En ocasiones, el dolor que se experimenta es intermitente, no continuo, puede aparecer en un momento dado y desaparecer al siguiente.

Este proceso culminará en el tercer trimestre, cuando a través de los pezones se empiece a secretar una sustancia conocida cómo calostro. Este líquido contiene los nutrientes básicos que necesita el bebé para desarrollarse los primeros días de vida.

¿Cómo podemos aliviar los síntomas del aumento de senos y dolor en las mamas por el embarazo?

Un buen remedio consiste en aplicar compresas con un poco de agua fría y tibia. Por supuesto, no se deben de usar sujetadores con aros y deberíamos evitar dormir boca abajo, si no de lado.

Si el dolor llega a un punto insoportable, el doctor determinará la mejor manera de actuar en nuestro caso.

Descubre más síntomas sobre el embarazo aquí