Saltar al contenido

Alteraciones en la apariencia de los senos

Alteraciones en la apariencia de los senos

Las alteraciones en la apariencia de los senos será uno de los primeros síntomas que experimentará la mujer embarazada. Tus senos no sólo se harán más grandes, si no que también cambiarán tanto en color cómo en la forma de la aureola, preparándose para amamantar al bebé cuando llegue el momento.

En los siguientes puntos vamos a describir algunos de estos cambios:

Cambios en los pezones por el embarazo

Presencia de pezones más oscuros y cambio de forma

La gran mayoría de las mujeres notarán que la aureola de sus pezones se hace más oscura, al mismo tiempo que aumenta la sensibilidad. La forma de los mismos también cambiará, extendiéndose hacia adelante para facilitar la lactancia.

Aunque si bien es cierto que esta forma puede parecerle algo extraña a la embaraza al principio, pronto comprenderá que será muy útil para amamantar al recién nacido, facilitándole la localización del pezón en ese momento.

No hay que preocuparse: estos cambios son reversibles. Una vez que se deje de amamantar al pequeño, el pezón recuperará su forma original.

Tubérculos de Montgomery

Estos tubérculos son un tipo de forma extraña que se puede presentar a lo largo de la aureola en el momento del embarazo. Aunque pueda parecernos preocupantes, son completamente normales.

No debemos preocuparnos en el caso de que aparezcan… o si no aparecen. No todas las personas los presentarán.

Si nos queremos quedar más tranquila, el médico puede hacer una revisión de los bultos para confirmar que realmente son tubérculos de Montgomery.

Leche materna

Calcula que un día entre el segundo y el tercer trimestre tu cuerpo ya estará preparado para secretar leche. Tus pezones empezarán a secretar un característico líquido blanco que recibirá el nombre de calostro; es decir, la primera leche que el bebé va a recibir.

Esto se identifica como un símbolo inequívoco de que el cuerpo funciona para empezar con la lactancia materna cuando llegue el bebé.

¿Cómo estar más cómoda ante estas alteraciones en la apariencia de los senos?

Los senos están tan sensibles en este momento que cualquier roce puede hacernos ver las estrellas. Al mismo tiempo, del propio peso puede hacer que nos duelan los hombros y la espalda.

Podemos probar con un sujetador deportivo, tanto a la hora de salir a la calle, cómo para dormir por las noches.

Considera darte un baño caliente de vez en cuando, o bien aplicar compresas frías en ciertas ocasiones. Dependiendo de tu cuerpo, es posible que te alivie el frío o el calor, por lo que vale la pena probar diferentes soluciones para determinar qué es lo que mejor te funciona.

Las diferentes alternaciones en la apariencia de los senos son cambios en el organismo producidas por las hormonas.

Aunque llegue a un punto en el que consideremos estos cambios como insoportables (por el dolor o por el peso), hay que entender que es un proceso completamente natural y que te vas a sentir mejor una vez que hayas tenido a tu bebé.

¿Quieres conocer más síntomas embarazo? Aquí puedes encontrar más información.