Saltar al contenido

Acné, puntos negros y espinillas durante el embarazo

Acné, puntos negros y espinillas durante el embarazo
2 (40%) 1 voto

Aunque la futura mamá suele lucir un cutis envidiable durante el embarazo, las hormonas también pueden jugar en nuestro favor, y provocar algunos problemas cómo acné, puntos negros y espinillas.

Esto es principalmente debido al aumento de las glándulas cebáceas, compuestos que favorecerán la aparición de granos y de puntos negros durante este periodo. El problema se suele presentar durante el primer trimestre de embarazo, ya que será el tiempo que el organismo necesite para adaptarse a la nueva situación.

Ya de cara al segundo trimestre, estos estragos de la piel empezarán a desaparecer. En muchos casos no será hasta después del parto cuando los granos desaparezcan (momento en el que las hormonas se volverán a estabilizar).

Tips para prevenir el acné, puntos negros y espinillas en el embarazo

Aunque hay medicamentos diseñados para evitar estos problemas, muchos de ellos son incompatibles con el embarazo, por lo que habrá que tener cuidado con lo que se utiliza.

En cambio, con unos simples consejos podemos mantener nuestro rostro alejado de granos, sin que entrañe ningún problema para la salud de la mamá o del bebé.

  • Limpieza diaria: La mejor manera de prevenir el acné, puntos negros y espinillas durante el embarazo, al igual que en cualquier momento, es lavando el rostro a menudo. Y es que la piel se va renovando de forma continua, lo que propiciará la acumulación de células muertas (principal causa de la generación de acné). Será crucial lavarse bien la cara al menos dos veces al día: por la mañana y por la tarde.

Además, asegúrate de usar un jabón libre de aceites para evitar incrementar el nivel de sebo de la dermis.

  • Desmaquillado correcto: El maquillaje tapona los poros y forma impurezas variadas. Si nos dejamos algo de maquillaje en el rostro, tarde o temprano esto afectará al cutis. Utiliza un buen producto desmaquillante cada noche, además de cremas hidratantes que sean aptas para pieles grasas.
  • Protector solar: El producto de protección solar que uses durante el embarazo no puede ser el mismo que el que usas en todo el año. Este debe de ser especial: tiene que haber sido concebido para aplicar sobre pieles sensibles y que eliminen el PABA(ácido paraaminobenzoico). Está comprobado que este producto puede afectar a la salud de las embarazadas y lactantes.
  • Hidratación: Aunque no parezca que exista relación, una correcta hidratación podría evitar el acné, puntos negros y espinillas. El agua puede ayudarnos a acabar con el exceso de sebo que producen los problemas descritos con anterioridad. Al mismo tiempo, este líquido es crucial para que el cuerpo de la madre pueda cumplir con sus funciones biológicas.

En el caso de que se presente algún grano no debes de tocártelo, ya que sólo vas a empeorar la situación. Al hacerlo es bastante probable que se esparza la bacteria que la está provocando, produciendo que se infecte esa zona y la otras de los alrededores.

Realmente no hace falta más que seguir estos sencillos consejos para controlar el acné durante el embarazo.

Si quieres conocer más síntomas del embarazo, tan sólo debes hacer click en este enlace