Saltar al contenido

Semana 31 de embarazo

Semana 31 de embarazo

El bebé está creciendo cada vez más con cada semanita que pasa, la cuenta regresiva más ansiosa te puede poner está llegando a su fin, quedan sólo alrededor de nueve semanas para poder tener a tu criaturita entre los brazos. Bienvenida a la semana 31 de embarazo.

¿Estás lista? Tranquila, los miedos y los nervios son normales, y es casi seguro que aumentarán con el paso de los días, pero no te mortifiques demasiado, tienes a alguien dentro de ti que piensa que eres perfecta y te ama.

Evolución del bebé en la semana 31 de embarazo

¡Se está poniendo más larguito! Debe estar midiendo unos 40,5 cm y pesando casi un kilo y medio. ¿Sabes lo que significa? El útero ya le está quedando pequeño.

Su piel se está poniendo más rosadita, de un aspecto sano. Gracias a la grasita ha venido acumulando las últimas semanas sus brazos y piernitas están cada vez más rellenas y torneadas.

Comienza a moverse con mucha energía, como ya va quedando apretado algunos de sus movimientos te causarán molestias e incluso te despertarán en la noche. Pero ve el lado bueno: eso indica que es un bebé activo y sano.

Debe estarse posicionando con la cabeza hacia abajo, preparándose para cuando nazca. Si no lo hace no entres en pánico, todavía le queda tiempo para voltearse.

Ya puede mover su cabecita, y si acerca su manita como un “acto reflejo” moverá la cabeza de adelante hacia atrás hasta llegar a atrapar su pulgar, y procederá a succionarlo. Este reflejo ayudará más adelante al bebé a aferrarse a tu pecho.

Cambios en la madre en la semana 31

¡Aparece el calostro! Una sustancia de color amarillenta y rica en grasa que nutrirá al bebé antes de que suba la leche.

Este líquido tu cuerpo comenzará a producirlo porque se está preparando para alimentar a tu bebé, a algunas mujeres les puede gotear un poco de sus pechos antes de dar a luz. Si a ti no te pasa, tranquila, eso también es normal.

¿Llegas a quedarte sin aire? No te preocupes, esto se debe a que si el feto está muy arriba te presiona el diafragma y los pulmones, haciéndote más difícil esa cotidiana tarea. Y si está más abajo agradécelo, hay algunas mamás por ahí queriendo esa suerte.

Comienzan las contracciones, pero no, no son las de parto. Son más bien esporádicas, estas se llaman Braxton Hicks.

Duran unos cuantos segundos, y en esta etapa del embarazo deben ser poco frecuentes e indoloras.

Alerta, debes acudir al médico de inmediato si…:

  • tienes contracciones muy frecuentes, aunque sean indoloras.
  • Tienes un aumento o un cambio en tu flujo vaginal, sobre todo si es mucoso, acuoso, de color rosa o con rastros de sangre.
  • Sientes dolor abdominal o cólicos menstruales.
  • Sientes un incremento de la presión en el área pélvica

El feto hasta las 37 semanas es prematuro, así que hay que estar bien pendiente de estos síntomas.

Ya con 31 semanas de embarazo deberías estar asistiendo a las clases de preparto, te ayudarán a relajarte y aprenderás trucos de respiración que te serán útiles al momento de las contracciones de las últimas semanas.

Está demostrado que todos los bebés se desarrollan a un ritmo distinto, aún en el útero. Los blogs sirven para ayudarte a tener una idea del crecimiento de tu bebé. Asiste de forma regular a tus citas con el médico.

Puedes revisar toda la información que necesites en este artículo completo sobre el embarazo semana a semana.