Saltar al contenido

Semana 30 de embarazo

Semana 30 de embarazo

¡Ya son las últimas semanas! En concreto, la semana 30 de embarazo. El bebé preparándose para nacer y tú para ser mamá, si eres madre primeriza no te estés atormentando desde ya en si serás una buena mami o no, descuida, ten una cosa muy clara:

Serás el todo de ese pequeño que sigue creciendo en su vientre, para esa criaturita que ya debe estar midiendo desde unos 38 cm a 40 cm (igual a un repollo grande} y pesando ya el kilo, serás perfecta.

Así que en vez de estar teniendo debates internos disfruta de las últimas semanas del embarazo, háblale, ponle música, y añora que falta cada vez menos para tenerlo o tenerla entre tus brazos.

Evolución del bebé en la semana 30 de embarazo

Su piel dejará de ser tan arrugadita y empezará a ser más tersa porque se irán agregando nuevas capas de vérnix, la grasa que le ayudará a regular su temperatura y lo mantendrá calentito incluso después de nacer.

Su sistema digestivo, el hígado, el estómago, el intestino y sus pulmones están casi desarrollados en su totalidad, sus rasgos están más definidos, y se estaría poniendo ya en la posición en la que nacerá.

Y si no lo hace, ¡No te preocupes! Está demostrado que todos los bebés crecen a un ritmo distinto, incluso en el útero. Lo mejor sería que estés yendo a las consultas regulares y le preguntes al obstetra todas aquellas inquietudes que tengas para que puedes estar tranquila.

Resaltar la importancia de los sonidos en esta etapa no está demás, el feto ya ha madurado el sentido de la audición, empieza a reconocer sonidos graves, incluyendo el latido del corazón de su mamá, el cuál una vez haya nacido tendrá un efecto relajador.

El sentido del gusto ya está lo suficientemente desarrollado para poder diferenciar entre lo dulce y lo salado.

Los movimientos pueden llegar hasta a ser molestos en algunas ocasiones, sobre todo cuando patadas van dirigidas a la parte alta del abdomen, a la zona del diafragma y el hígado, o a la baja, donde impactarían con la vejiga.

Cambios en la madre en la semana 30

Aquí viene la parte que quizás no quieras leer, porque aunque el embarazo es algo maravilloso, los cambios que las hormonas producen en el cuerpo no suelen serlo tanto.

Ya tienes un peso bastante notorio extra, eso se verá reflejado en el dolor de espalda y también en el de los pies, los cuales se hincharán con frecuencia.

Los cambios de humor que pudiste haber experimentado en el primer trimestre es muy probable que regresen, así que alerta a los que están a tu alrededor o prepárate tú misma. Las hormonas están jugando un papel muy importante en este momento.

Por el volumen en aumento del útero comenzarán a aparecer distintas molestias: ardores, gases, acidez, incluso leves dolores abdominales, por lo que es recomendable elegir bien qué comer y no dejarse llevar tanto por los antojos.

Con 30 semanas de embarazo, lo normal es que hayas aumentado unos diez kilos, pero esa cifra podría variar.

Es importante que comiences o con las clases de preparto o los ejercicios pélvicos, quedan alrededor de sólo diez semanitas para que puedas verle la carita a tu bebé.

Los blogs te darán una idea del desarrollo de tu bebé, pero recuerda: crecen a su propio ritmo. La palabra del doctor siempre será la más confiable.

Puedes revisar toda la información que necesites en este artículo completo sobre el embarazo semana a semana.