Saltar al contenido

Semana 29 de embarazo

Semana 29 de embarazo
5 (100%) 1 voto

Es a partir de la semana 29 de embarazo cuando el abdomen sube y comienza a alojarse bajo la caja torácica, por tanto, esto más la presión en las costillas, el diafragma del útero, puede provocar algunas molestias a la madre.

Evolución del bebé en la semana 29 de embarazo

Los sentidos del bebé siguen desarrollándose continuamente al igual que su cerebro, ya en esta etapa se vuelve sensible a la luz, la voz y también a algunos sonidos del exterior, cabe destacar que hasta sus papilas gustativas ya comienzan a distinguir algunos sabores.

Acerca del tamaño del bebé, durante esta semana puede llegar a medir hasta 39 centímetros calculados desde la cabeza al talón, y su peso puede llegar hasta 1.150 kilogramos. El pelo fino que cubría su cuerpo anteriormente, ya empieza a desaparecer.

La mayor parte del lanugo (pelo fino) lo perderá inclusive antes de nacer, pero existen casos en que el bebé llega a nacer con un poco de pelo en la espalda. Al mismo tiempo, los pliegues que cubren el cordón umbilical empiezan a verse rodeados de una clase de fluido gelatinoso el cual evita que el cordón quede comprimido en el momento en el que el bebé quiera girar o moverse.

Adicionando a esto, en esta semana el cerebro continúa desarrollándose y creciendo, la superficie adquiere crestas y hasta pliegues que el bebé puede tener hasta su niñez y edad adulta.

Esta etapa resulta clave en el embarazo y el desarrollo del bebé, puesto que es durante esta semana que los pulmones se encuentran bien madurados para nacer prematuramente en caso de que así sea.

Aunque sin duda alguna deberá recibir asistencia adecuada para respirar, para aumentar las posibilidades de supervivencia fuera del útero. El bebé durante esta semana comienza a dar vuelta y se coloca apoyado en el cuello del útero de la madre.

Cambios en la madre en la semana 29

Cabe destacar que se trata en esta semana, en que el flujo sanguíneo de la madre se multiplica por diez, de igual manera el tamaño del útero, se siente mucho más cansancio, dolor intenso en piernas y espalda.

El dolor de espalda se vuelve un acompañante molesto durante el tercer trimestre del embarazo, ya que se aumenta de peso y las articulaciones comienzan a aflojarse, aunado a esto, aparece un dolor agudo en la base de la espalda, denominado la ciática, que puede prolongarse hasta la pierna.

Se recomienda una buena alimentación balanceada, ya que es posible que en este trimestre se lleguen a ganar hasta unos 5 kilos aproximados. A partir de ahora el bebé debe engordar o crecer todo lo que debe crecer.

La alimentación será clave durante esta semana y las que vienen, los especialistas puede llegar a recomendar entre cinco y siete comidas diarias, incluyendo proteínas y carbohidratos, huevo, queso, carnes magras, pescado, legumbres, cereal integral, ya que estos contribuyen de buena manera al desarrollo del bebé.

Existen algunas mujeres que pueden llegar a sufrir de piernas inquietas, esto quiere decir, que necesitan mover inquieta y continuamente las piernas, incluso cuando estén descansando.

A pesar de que no se le conoce una causa definida, puede estar ligada con una falta de equilibro del neurotransmisor dopamina. Los niveles se pueden ver afectados por la falta de hierro.

Este síndrome desaparecerá apenas el embarazo acabe, pero puedes tranquilizarlo durante el embarazo ingiriendo la cantidad correcta de hierro, descansando los pies en almohadas, no ingerir estimulantes y prácticas ejercicios suaves antes de dormir.

Puedes revisar toda la información que necesites en este artículo completo sobre el embarazo semana a semana.