Saltar al contenido

Semana 28 de embarazo

Semana 28 de embarazo

En esta semana 28 de embarazo el bebé alcanza a medir de 35 a 38 centímetros aproximados desde su cabeza hasta los talones y puede llegar a pesar un poquito más de un kilo, con un tamaño parecido al de una berenjena.

Evolución del bebé en la semana 28 de embarazo

Sigue formando millones de neuronas dentro de su cerebro y acumulando la grasa que usará al momento de salir al mundo. Además puedes notar que se mueve mucho cuando te bañas, en ese instante él responde a la luz y al ruido. Una manera de hacer que tu bebé responda a los impulsos puedes cantarle o leerle.

Por el contrario si no eres de cantar o leer y llegas a sentirte incomoda, eso no es un problema, ya que de igual forma él puede escuchar tu voz mientras conversas con cualquier otra persona. Asimismo, en esta semana empieza a parpadear y comienzan a aparecer sus pestañas, aun no abre sus ojos para ver pero si puede percibir un reflejo.

La superficie de su cerebro que era lisa, ya comienza a tener surcos, sus cabellos comienzan a crecer y su pequeño cuerpo comienza a verse más redondeado y suave debido a que aumenta el tejido adiposo que se encuentra debajo de la piel.

Su cerebro va creciendo sostenidamente y sus impulsos nerviosos se garantizan por la mielina, que se trata de una sustancia que funciona cubriendo los nervios. Al bebé lo cubre una pequeña capa de vello, denominado el lanugo, este cubre la piel a excepción de las manos, la planta de los pies y los labios.

Cabe destacar que sus sentidos se despiertan cada vez más, el reconocimiento de la voz cada vez se hace mayor y comienza a reaccionar a ella al igual que con la música.

Cambios en la madre en la semana 28

Con relación al cuerpo de la madre, cumpliendo las 28 semanas de embarazo la barriga se vuelve cada vez más grande, además, los riñones llegan a filtrar un litro de sangre adicional a lo normal que libera al cuerpo de los excesos de agua y residuos, lo que hace que crezca la necesidad de tomar agua.

Posterior a esto, el útero hace presión sobre la vejiga y el suelo pélvico que aumenta las ganas de ir al baño con más intensidad, y hasta causar incontinencia urinaria.

Mientras el embarazo sigue avanzando, el útero sigue creciendo, esto hace que se desplace el estómago y el intestino. Este hecho hace que se favorezca el paso de los jugos gástricos del estómago y el esófago. Es por eso que en está semana puedes llegar a experimentar ardor.

Igual va cambiando la forma de dormir, debido a que la vena cava que es la que devuelve la sangre de la parte inferior del cuerpo hasta el corazón, se encuentra a lo largo de la parte derecha de la columna vertebral, y puede llegar a comprimirse si se duerme de espalda.

Esto se debe a que el útero posee mucha presión por el aumento de peso. Esto puede llegar a causar mareos, náuseas, disminución del flujo sanguíneo que llega a la placenta y al bebé, es por esto que es preferible dormir del lado izquierdo para una mejor circulación.

En esta etapa debes asistir al médico cada dos semanas progresivamente para que pueda vigilar tu embarazo correctamente, aunque a partir de la semana 36 será hasta 2 veces por semana.

Puedes revisar toda la información que necesites en este artículo completo sobre el embarazo semana a semana.