Saltar al contenido

Semana 25 de embarazo

Semana 25 de embarazo

La evolución, el crecimiento y desarrollo del embarazo en las 25 semanas del embarazo, en primer lugar, se podría comenzar a notar la aparición de pestañas, se visualizan los ojos abiertos.

Evolución del bebé en la semana 25 de embarazo

La lengua comienza a salir de la boca y ya puede moverse hacia los lados, al mismo tiempo las uñas ya van creciendo. La cabeza aun en esta semana es más grande que el cuerpo pero con el pasar de los días adquirirá un tamaño correcto.

El bebé puede llegar a pesar desde unos 600 a 700 gramos en la semana 25 de embarazo, y en cuanto a su medición, unos 35 centímetros aproximados desde la cabeza hasta los pues.

En este mes es el flujo del cordón umbilical y la placenta lo que regulará su temperatura, tratando de lograr que se le otorgue el mismo calor de la madre. En esta semana, el bebé comienza a crecer teniendo como base los factores ambientales y su genética.

Por otra parte, la piel deja de notarse traslúcida gracias al proceso de queratinización, comienza a alojarse grasa marrón en el cuello, pecho y espalda, esta grasa al nacer le otorgará calor al bebé.

Cambios en la madre en la semana 25

En cuanto al cuerpo de la madre, no es recomendado llevar licra o ropa ajustada, más bien, ropa cómoda que se adapte a los cambios de tu cuerpo. Por las noches un poco más que por el día, se sentirán mucho los movimientos del bebé.

Existen mujeres que llegan a padecer de insomnio por distintas causas, una de ellas. La física, ya que la barriga crece y ya resulta incómodo, también, porque los estímulos para orinar aumentan.

Igualmente, los nervios por el parto aumentan cada semana, esto hace una tensión psicológica que puede complicar el relajarse y el dormir de forma amena. Cuando el estrógeno y la progesterona aumentan, puede aparecer insomnio.

En esta semana también suelen aparecer los temibles reflujos gástricos que ocurren por la hormona del embarazo, la progesterona. Esta causa que la digestión se dé de forma más lenta, causando que los jugos gástricos caigan sobre el esófago.

Asimismo mientras el bebé va creciendo, le queda menos espacio al estómago, entonces queda menos disposición para una digestión correcta, causando de esta forma, más molestias digestivas.

Comenzando la semana 25 del embarazo también comienzan con frecuencia muchos gases o flatulencias que pueden causar dolor confundido a menudo con principios de contracciones.

Al comenzar la semana 25 ya se debe comenzar a pedir el permiso por baja de maternidad en el centro laboral, aunque esta puede ser tomada en cualquier momento apenas se cumplan las 29 semanas y sin consentimiento.

Cuando se llega al final del 2do trimestre del embarazo, aparece la hinchazón en pies y piernas, se nota cada vez más el aumento de peso y varían las hormonas. Deja de aguantar estar de pie por mucho tiempo.

Por tanto se recomienda caminar con zapatos bajos, deportivas que posean buen apoyo en la parte del arto para así evitar a toda costa los zapatos altos

En definitiva a partir de esta semana mediante una ecografía, se podrá visualizar cómo va el bebé, como da las pataditas, saca su lengua, mete sus manos a la boca, se mueve constantemente y hasta empieza a reírse. Además, escucharas el latido del corazón, a una frecuencia entre 120 a 160 latidos por minuto.

Puedes revisar toda la información que necesites en este artículo completo sobre el embarazo semana a semana.