Saltar al contenido

Semana 24 de embarazo

Semana 24 de embarazo

Evolución del bebé en la semana 24 de embarazo

Desde la fecundación del óvulo. Desde que deja de llamarse embrión para denominarse feto. Desde que tu bebé finalmente tiene la forma de un recién nacido. Cada etapa de tu embarazo es diferente y es importante identificarlas hasta el momento de su nacimiento.

Para la semana veinticuatro, tu bebé no deja de crecer. Desde la semana anterior, ya ha aumentado unos 113 gramos, ubicándolo entre los 600 o 700 gramos. Mide unos 30 o 31 centímetros, lo que equivale a 11,81 pulgadas.

Desde esta semana, la mayoría de órganos sensoriales del feto están maduros ―tacto, olfato, oído y papilas gustativas―. Por medio del líquido amniótico, el feto estará más familiarizado con los olores y sabores. Éste podrá degustarlos a través de lo que tú ingieres.

En estas semanas en las que ya tiene todo formado, tu bebé está “perfeccionando” sus órganos tales como el cerebro o los pulmones, aunque todavía no están preparados para el mundo exterior.

Además, también podrá escuchar cosas con mejor claridad. Es por eso que probablemente puedas sentir que se asuste porque escuche algún ruido fuerte y haga movimientos bruscos. No te preocupes, se irá acostumbrando con el paso de las semanas.

Por otra parte, debido a la oscuridad que existe en el interior del útero, el feto no es capaz de ver. Asimismo, a causa del espacio que tiene aún en el saco amniótico, el feto cambia de posición varias veces en un día.

A partir de este momento, si te encuentras más cansada, pálida e incluso mareada, es probable que se deba a la anemia, un síntoma muy habitual en esta etapa del embarazo. Los niveles de hierro en sangre bajan porque disminuye el número de glóbulos rojos que circulan por tu cuerpo.

En las analíticas que se realizan a lo largo del embarazo se puede diagnosticar la anemia gracias al nivel de hemoglobina. En el caso de que se diagnostique, se recomienda la toma de suplementos de hierro y aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro.

Entre las 24 y las 28 semanas es el momento de realizar la analítica de 2º trimestre, en la que además de solicitar el hemograma para valorar si existe anemia, se solicita la serología de toxoplasma en caso que fuese negativa en el primer trimestre y el test de O ‘Sullivan.

El test de O ‘Sullivan sirve para detectar embarazadas con un mayor riesgo de tener diabetes durante la gestación y se realiza de forma rutinaria en el segundo trimestre. El test evalúa el metabolismo de carbohidratos mediante pruebas de glucosa en sangre.

Algo relevante de esta semana, es que se considera legal la viabilidad del feto. Esto quiere decir que el bebé es viable y, de nacer prematuramente, los médicos están obligados legalmente a aplicarle cuidados y tratamientos orientados a salvar su vida en una unidad de cuidados especiales pediátricos.

Qué siente la madre en la semana 24 del embarazo

Las molestias del embarazo empiezan a ser más notorias, puedes sentir hinchazón, incomodidad, sentir la piel del cuerpo tirante y obviamente el peso. No tienes por qué preocuparte, es solo parte del embarazo.

Algo que debes tener siempre presente es que todo lo antes presentado es en forma general, no todos los embarazos evolucionan de la misma manera, por lo que el seguimiento del mismo dependerá de tu ginecólogo y tus visitas regulares.

Puedes revisar toda la información que necesites en este artículo completo sobre el embarazo semana a semana.