Saltar al contenido

Semana 21 de embarazo

Semana 21 de embarazo

Evolución del bebé en la semana 21 de embarazo

En la semana 21 de embarazo, el bebé ya mide unos 25 cm aproximadamente y llega a pesa unos 300 gr. Los latidos del corazón del bebé ahora son lo suficientemente fuertes para oírlos con un simple estetoscopio.

El feto sigue realizando continuos movimientos dentro del útero hasta 50 veces por hora. Aun así, pasa la mayor parte del tiempo durmiendo, aunque se despierta en ciclos leves. Estos movimientos del feto en el útero estimulan su desarrollo físico y cerebral.

Se llega a producir un importante desarrollo de los pulmones del feto tanto así, que el futuro bebé ya puede respirar. Esta respiración se realiza intercambiando oxígeno y dióxido de carbono a través de la circulación de la madre por la placenta.

Las uñas del bebé empiezan a crecer, aunque aún no se han endurecido, algo que, junto al hecho de que su piel esté recubierta por una sustancia cerosa llamada vérmix, evita que el bebé se arañe a sí mismo.

La médula ósea del bebe se ha desarrollado adecuadamente como para así poder comenzar a producir glóbulos rojos, que hasta ahora los producían el hígado y el bazo.Del mismo modo, se sigue desarrollando su aparato digestivo.

Es en torno a esta semana cuando el futuro bebé comienza a respirar. La embarazada puede sentir cansancio o lumbalgia en la semana 21. Estos síntomas se deben al aumento de peso y a los cambios hormonales.

Asimismo, en esta semana se empieza a desarrollar la dermis y la epidermis en el bebé; como también empieza a aparecer grasa debajo de la piel.

Cambios en la mujer embarazada

El cuerpo de la embarazada cambia ahora a gran velocidad y puede ser hasta incluso que se empiece a sentir algo torpe debido al veloz aumento de tu vientre.

También es frecuente que la embarazada se sienta algo cansada en esta etapa del embarazo. El cansancio de la segunda mitad del embarazo es mucho más evidente en el tercer trimestre de gestación, se debe a la acción de algunas hormonas.

Se debe de cuidar la postura para prevenir las molestias típicas del tercer trimestre (dolor de espalda, dolor de costillas… etc.) y procura proporcionarle a al cuerpo todo el descanso que demande.

Recuerda que, aunque el ejercicio moderado es muy recomendable, no debes forzar tu cuerpo.

Es muy importante mantener una dieta variada y equilibrada que contribuya al bienestar de la embarazada y así él bebe tenga un buen desarrollo en todas sus áreas.

También es importante controlar el aumento de peso, pues es normal que se incremente durante el embarazo, pero no debe descuidarse en exceso.

En la semana 21 de embarazo los movimientos del bebé o de las molestias de la barriga pueden causar en la embarazada la falta del sueño más que todo nocturno.En tal caso, prueba alimentándote unas tisanas relajantes o algo nutritivo.

Si el bebé sigue despertando continuamente, concéntrate en él y déjate mimar por sus movimientos, intentando recuperar las horas de sueño durante la tarde.

Debes saber, asimismo, que durante el segundo trimestre es común padecer de más descargas vaginales de lo normal. Estas suelen ser claras, grasientas o llenas de mucosidad, y no deberían tener un olor fuerte.

Al margen de estas secreciones vaginales, te interesa saber que es posible que, a partir de ahora, sufras pérdidas de orina al toser, reírte o correr, algo que se llama incontinencia por estrés.

Puedes revisar toda la información que necesites en este artículo completo sobre el embarazo semana a semana.