Se le conoce también como pseudociesis, utópico, embarazo fantasma o imaginario, es un padecimiento común cuando una mujer cree fervientemente estar embarazada. Puede generarse por dos razones: temor a quedar embarazada o el más común y grave el deseo desmedido de ser madre, un problema psicológico que puede desencadenar en graves consecuencias para el bienestar mental de la mujer.

Un embarazo psicológico se puede dar en hombres y en animales también.

Este tipo de embarazo se presenta en una proporción de uno a 6 casos entre 22000 embarazos.  No es una enfermedad actual, ya Hipócrates, en el año 300 A. C. registró al menos doce casos donde mujeres afirmaban estar embarazadas.

¿Qué provoca un embarazo psicológico?

Factores psicológicos

Son la causa común de un embarazo psicológico, se les conoce como trastornos somatomorfos, los cuales no son más que emociones ocultas que se manifiestan físicamente. Suelen ocurrir en mujeres que no expresan sus emociones.

Otras de las razones psicológicas que pueden ocasionar un embarazo utópico son:

  • Infertilidad.
  • Esterilidad.
  • Problemas en la gestación.

Si se desarrolla un embarazo de este tipo la mujer debe ser evaluada por depresión ya que, suelen estar íntimamente relacionados.

Algunas de las razones psicológicas más comunes son:

Grandes deseos de ser madre

Es muy común en mujeres pre-menopáusicas (sobre todo aquellas que desean sentirse jóvenes y productivas) aquellas que presentan problemas de fertilidad, que ha sufrido abortos o que ha perdido hijos.

Depresión

Aquellas que han sufrido pérdidas de hijos y abortos y se sienten muy sensibles con todo aquello relacionado con el embarazo.

Problemas de pareja

En muchos casos, cuando se presentan problemas en la pareja, la mujer cree que e tener un hijo estos se resolverían pues piensa que esto garantizará la atención de su pareja o que le complacerá.

Miedo

Todas aquellas mujeres que temen quedar embarazadas como adolescentes y recién casadas presentan este tipo de problemas.

Solidaridad

Si existen mujeres embarazadas en un entorno cercano una mejer puede que desee secretamente participar en la maternidad de su amiga o familiar. Esta es la causa principal de los embarazos psicológicos en los hombres cuando sus mujeres quedan embarazadas.

Embarazos no deseados

Este es otro factor que por su brevedad no es tomado en cuenta como un embarazo utópico ya que, por sus características rara vez se consulta con un especialista. Es común en mujeres jóvenes que inician su vida sexual y teme un embarazo ya sea por un entorno muy conservador o por no sentirse preparada.

Este tipo de embarazo retrasa el período, incrementando el temor sobre un embarazo, es común que ante este hecho se recurra  a soluciones caseras para resolver el retraso menstrual.

Otro problema en adolescentes que inician su vida sexual es la falta de períodos regulares, su cuerpo aún se está adaptando a los cambios y por ende, existen retrasos menstruales.

Factores neuroendocrinos

Esto se debe a la somatización, es decir, los factores psicológicos provocan efectos físicos. En el caso de un embarazo utópico existe una disminución en las hormonas LH y FSH, esto llega a detener la ovulación y por ende, ocasiona la amenorrea.

Se estimula además la secreción de prolactina y la progesterona, esto estimula la lactogénesis y el mantenimiento del cuerpo lúteo y los síntomas del embarazo.

La secreción de las hormonas del embarazo convence a la persona de que está embarazada, y si el deseo es muy grande, ni las ecografías ni exámenes podrán convencerla de lo contrario. El problema con la somatización es que la mente y el cuerpo trabajan juntos para convencer a la mujer del supuesto embarazo.

Síntomas

Los síntomas comunes de un embarazo psicológico son:

Amenorrea o hipomenorrea: Este síntoma es el primero en suceder, es decir, la mente de la mujer controla su cuerpo reteniendo el período menstrual, la amenorrea termina de convencerla del embarazo. Este síntoma no se detiene hasta que es convencida y acepta que se trata de un embarazo utópico.

Aumento del volumen abdominal

Este aumento no elimina el ombligo como lo haría un embarazo normal, es decir, en este caso un simple diagnóstico diferencial puede descartar el embarazo.

Este aumento se produce por la postura de lordosis o embarazo que adopta la mujer la cual, distiende los músculos abdominales.

Modificaciones en las glándulas mamarias

Las mamas incrementan su tamaño, empiezan a secretar leche e incluso los pezones cambian de color, esto se debe a la secreción de hormonas del embarazo.

Sensación de movimientos fetales

Cualquier movimiento natural en el interior del cuerpo de la mujer puede ser interpretado como el movimiento de un feto.

Ablandamiento del cuello uterino y aumento de su volumen

Esto se da entre la semana 6 y el 8º mes.

Náuseas y vómitos

Las hormonas provocan todos los problemas comunes que caracterizan un embarazo.

Estreñimiento y antojos

Todos los cambios físicos que se producen en el cuerpo de la mujer pueden provocar estreñimiento. Además, la alteración hormonal puede producir antojos.

Aumento de peso

Este aumento es superior al que se da en un embarazo real.

Incremento de la hormona del embarazo humana

Este síntoma puede engañar exámenes de sangre y exámenes caseros confirmando la creencia de la mujer en su embarazo.

Ansiedad y trastornos del sueño

Debido a las preocupaciones y nervios comunes ante el embarazo la mujer puede padecer de ansiedad y de insomnio.

¿Cómo se confirma o se descarta un embarazo utópico?

En caso que los síntomas del embarazo sean completos y la prueba del embarazo de positivo existen algunas pruebas que pueden descartar o confirmar un embarazo psicológico, algunas de ellas son:

Maniobras de Leopold

Se realiza en el fondo uterino, si al palpar el abdomen se siente extrema rigidez estamos ante un embarazo utópico.

Foco cardíaco fetal

Durante las ecografías transvaginales no se detecta el latido del bebé.

Tratamiento del embarazo psicológico

Si una mujer cree estar embarazada y no puede ser convencida de lo contrario asiste a controles gestacionales “fantasmas” en ellos el médico detecta mediante la exploración física y el ultrasonido que está ante un caso de embarazo psicológico.

En estos casos se enfrenta a la madre con las pruebas, si acepta que se trataba de un embarazo utópico todo su cuerpo regresa a la normalidad. Es importante que esto se haga en una etapa temprana del embarazo para prevenir la depresión en la mujer.

Si se trata de una adolescente cuyo miedo la llevó a creer que estaba embarazada, con la noticia que descarta su estado su cuerpo regresará rápidamente a la normalidad. En estos casos es importante informar adecuadamente a la joven de los métodos anticonceptivos disponibles y de su uso adecuado.

Muchas veces se deriva a la mujer con un psicólogo ya que un embarazo psicológico es considerado un síntoma de un mal mayor como:

  • Dependencia emocional de la pareja.
  • Depresión.
  • Alexitimia.

En algunos casos realmente extremos la mujer requerirá un tratamiento con medicamentos antipsicóticos o antidepresivos.

Cuando se descartan trastornos serios es importante rodear a la mujer de un trastorno comprensivo, un grupo de mujeres que hayan pasado por este problema puede ayudarla a superarlo.

En el caso que los síntomas del embarazo no desaparezcan se hace necesario un tratamiento con dopaminérgicos, es decir, sustancias que estimulen la ovulación. En este caso es vital que la mujer haya aceptado su embarazo utópico ya que, de lo contrario, puede creer que la están obligando a abortar. Esta situación puede ser especialmente violenta cuando presente su período.

Con el avance de la tecnología la ocurrencia de los embarazos psicológicos ha ido disminuyendo esto gracias a las técnicas de reproducción asistida que liberan a la mujer de las presiones sociales, personales y familiares de tener un hijo de forma natural.

El delirio de embarazo

Es un problema psicológico similar al embarazo utópico, pero mucho más severo, en este caso estamos ante un delirio o un trastorno psicótico, en estos casos los síntomas físicos pueden no presentarse y todos los cambios son imaginados por la mujer a través de alucinaciones y delirios.

Este problema requiere de ayuda psiquiátrico y de medicación.

Pseudociesis en el hombre

Es común en hombres extremadamente apegados y protectores con su pareja. En este caso la mujer está embarazada y el hombre entra en un estado de nerviosismo constante en el que quiere ser participe de todo el proceso, esto provoca todos los síntomas del embarazo en el hombre, desde cambios emocionales hasta la producción de leche y distención abdominal.

En estos casos se debe buscar ayuda psicológica inmediatamente ya que, si se deja avanzar, el hombre puede llegar a experimentar hasta los dolores del parto.

Embarazo psicológico animal

Es un problema en los perros y es un problema fisiológico asociado a sus ciclos de celo y al incremento de los receptores de prolactina por consecuencia de la caída de progesterona. La perra construirá un nido y adoptará algún peluche o a su dueño o niño cercano como su cachorro.

Este problema es mucho más común en los animales, en concreto en los perros, que cuando padecen este problema agarran un objeto determinado al que le atribuyen el papel de hijo y se responsabilizan de él como si lo fuera y también puede atribuir el papel de hijo a un humano. Sin embargo, en el perro se describe como un cuadro no patológico, sino más bien fisiológico,

¿A qué mujeres puede afectar?

Este tipo de trastorno afecta a mujeres que no se expresan adecuadamente o que han aprendido a reprimir sus sentimientos. Algunas de las mujeres en riesgo son:

Mujeres con fuertes deseos de ser madres: Es común en mujeres que desean complacer a su pareja concibiendo un hijo.

Mujeres menopáusicas: Si hay algo que recordaré de mis clases de baile era una mujer ya mayor que hablaba con sus amigas sobre lo duro que era dejar de notar la menstruación y entrar en la menopausia, era como “ver apagarse su cuerpo” y entrar irremediablemente a la vejez.

Para enfrentar esta dura realidad algunas mujeres entran en embarazos psicológicos que las hacen creer que aún son fértiles aún si han entrado a la menopausia

Mujeres jóvenes, casadas o solteras: Especialmente aquellas que temen quedarse embarazadas.

Mujeres que desean participar en el embarazo de otra mujer: Se le conoce como embarazo por solidaridad y es más común de lo que se cree.